la vida te lleva y te trae

te acuna
shh
suavecito suavecito
keeps you searching for a heart of gold

UN PEDAZO DE UN CUENTO


NO TODO ES CAMA


Estoy en el Sofitel, de Arroyo, en la suite que le dan a mi prima porque trabaja ahí. El lujo me calma pero estoy sola y aburrida tirada en un chester frente a la ventana. Tengo un casamiento, voy a ir sola. Corté con Tomás. Ya no lo quiero.
Me siento en la cama y acaricio las sábanas más blancas y más suaves que jamás toqué en mi vida. La cama es grande y blanda. Nunca antes había dormido en una cama así.
Me acuesto y apoyo mi cabeza en la almohada. Tal vez vea a Juan Manuel hoy, en el casamiento. Me aburren los casamientos. Hay quienes avanzan livianos y quienes se mueven enroscados y parecen estar siempre en el mismo lugar. Tomás está siempre enroscado, busca problemas donde no los hay. A vos te gusta mucho la buena vida, me dijo cuando discutimos.
Salgo al balcón. Miro hacia abajo y siento vértigo. Qué distintos somos todos. Me gustan los que deambulan de noche y las ventanas encendidas de los edificios. Este lugar es hermoso. Me gusta dar vueltas por el hotel y jugar a que vengo de muy lejos. Hace unos días casi me acuesto con Juan Manuel y me dejé masturbar por un amigo de él. Me encanta que Juan Manuel me mienta. Me dijo mil veces que está enamorado de mí, sos hermosa, te amo me dijo agarrandose la pija. Puso un lento y bailamos, apretamos mientras su amigo Fran leía filosofía oriental en el living. Juan Manuel me dijo lee vos, sentate acá con nosotros y con esa vocecita leenos. Al toque Juan Manuel se levantó y se me vino encima Fran. El otro me dijo qué dientes lindos tenés, qué sonrisa, qué suavecita es tu piel, y dejé que me manoseara cuando estábamos en el sillón. A Fran  lo dejé porque tenía entusiasmo y además besa lindo. Tiene manos  pesadas y avanza en milésimas de segundos. Podría haberme enfiestado, pero dos pijas nuevas y juntas en simultáneo no me animé. Juan Manuel estaba en su cuarto con la computadora, me acosté encima de él y nos besamos. Fran apareció como un fantasma y se tiró al lado nuestro. Nos reímos de la situación, de lo rápido que es Fran, que no pierde un segundo. Me levantó la remera y dejé que me besaran las tetas los dos, uno de cada lado. Fran bajó la mano y me tocó. Mientras hablaron, querían saber cuán puta soy, cuántas veces había sido infiel estando con Tomás. Sos muy perra María, vos? Les cabe la puta. Fran me masturbó tan bien que no lo pude evitar y acabé. Abrí los ojos y ya estaba en pelotas, listo para garchar. Me quedé en stand by, echada como un animal recién alimentado, sin ansiedad. Quise levantarme y me acomodé la remera. Ah qué turra, acabaste y te vas?  Chupamela entonces, dijo Juan Manuel, lo hubiera hecho con gusto pero Fran insistía por atrás. Temí sexo anal, me dio timidez. Me vestí y me fui. Tenía la excusa de tener que irme sola después, toda cogida y con el pelo mojado  hasta mi casa del otro lado de la ciudad.

Acá estoy como de vacaciones. Este hotel es perfecto. Espero a Delfina. Vamos a ir juntas al casamiento.
Me meto en la bañadera. Pienso en Delfina, Juan Manuel, en Tomás. Creo en el amor. Sumerjo la cabeza para que se me moje todo el pelo. Fantaseo con Delfina, pero en tiempo real me inhibo y la química del amor queda varada o nula. Arruino todo a último momento. Delfina está por llegar. Espero no sentirme tímida como cuando estuve a solas con ella la última vez, en el departamento de Seguí.
Íbamos a ir a bailar. Ella armó un porro, a mí nunca me salió armarlos bien. Delfina es lánguida, y alta. Hay una tensión notable entre nosotras. Estamos siempre al borde de acostarnos. Hubo un tiempo que me acostaba con todo el mundo. Ahora busco al hombre que me realmente me guste, que me haga reir, y haya química y me excite. Lo conocés a XXXX? Típicas preguntas de Delfina. Y a XXXX?
Ah no, no lo conozco, le respondía yo, o Ah, sí, sí, es genial en la cama,  o es el mejor chupador de cheicons que conocí.
En esa época, casi siempre,  el tema era el sexo, sexo con amor, sexo sin amor, los hombres. Ya no me interesa nada mecánico en la cama. Ese día, en Seguí, podríamos habernos bañado juntas  pero se puso a contarme con quién había tenido sexo la noche anterior.

Salgo del baño con crema en la cara , hombros y piernas. Voy hasta la puerta de la suite en bata y abro. Es Delfina. Ella se acerca para besarme, me muestra un vestido en una percha de tintorería y una match 3 que tiene en la mano. Si te vas a poner el vestidito negro te tenés que depilar, me dijo. Hace calor para medias, dice. Sonrío y le digo que sí, que tiene razón. Tira el vestido sobre la cama y me toma por sorpresa. Me saca la crema que tengo entre las manos. Se arrodilla y despacito y me pasa un poco de crema en las piernas: la dejo. Sus manos están frías. Sube la maquinita por una pierna y baja, acompaña con la otra mano como para  mantener equilibrio . Hizo lo mismo con la otra. Me quedo inmóvil, con las piernas semiabiertas. Dejo caer la bata y me depila cavado, con suavidad y presición. Siento su aliento en la piel, su boca cerca y un poco de miedo. Tiene el pelo revuelto y su vestido abierto. Delfi paremos acá, le digo, te vas a arrugar la ropa.
La dejo mirar. Bajo mis manos, se juntan con las de ella y me toca. Me arrodillo y nos besamos. Es un beso corto.

Mientras me cambio Delfina se pinta las pestañas en el baño.
Me acerco y la miro contra la puerta del baño. El vestidito negro te queda impecable, me dice. Ojalá hubiésemos tenido más tiempo. Se acomoda el pelo con las manos. Quedateló, ese vestido es perfecto para vos. Me da un pico porque ya tenía  los labios pintados. Le cuento que corté con Tomás, que no lo quiero, y que me gusta un poco Juan Manuel. 

yo, en la nave


él es tan capo


Papi puso me puso el aire acondicionado en la pieza y mami está celosa porque  los caniches no se mueven de ahí, se clavaron en la pieza conmigo. Clemente nos dejó a los caniches cuando se fue a Rusia y mami le tuvo que cuidar la casa. Ahora le dio una cámara. Siempre me regala cosas: el vestido de quince, el oso celeste con los bombones, el aire. Hoy se jugó la vida. Las corrió todas, una casi fue gol. Papi dijo que jugó muy bien. Es tan capo. Saqué un par de fotos de la pieza para que mami le muestre cómo quedó el aire. De paso mandé un par de fotos mías con el pircin. Cuando él pase las fotos me va a ver. Seguro que se da cuenta del pircin nuevo. Él se da cuenta de todo. Me hice el pircin porque quería estar atravesada por algo, por él. Duermo abrazada al oso. Tiene su olor.

las tragolas


Y SÍ


.




LOVE ME




el jueves leo acá 



otrxs babosxs

muáa

Mi foto
Fiji
kissandmakeupp@gmail.com